Un desayuno de contrastes que nos va a llenar de valiosos nutrientes y proteínas y a la vez va a satisfacer a los que se levantan con ansia de dulce. Es muy fácil de hacer ya que sólo hay que dejar que el tiempo de reposo termine de prepararlo. Es muy digestivo por sus ingredientes bajos en grasas y gluten, y es altamente energético (especialmente indicado para niños y deportistas). Se puede tomar como desayuno, snack de media mañana, postre o merienda.

 

 
 

Pudding de choco-avellanas con chia-tina de frambuesa
Sin harina / Sin soja / Sin azúcar
Comparte tu opinión
Imprimir
Tiempo de prepa.
15 min
Tiempo de cocción
2 min
Tiempo de prepa.
15 min
Tiempo de cocción
2 min
Ingredientes para el cremoso de avena
  1. • 100 gramos de copos suaves de avena
  2. • 300 ml de leche de avena
  3. • 2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado
  4. • 3 cucharadas de sirope de agave
  5. • 50 grs de avellanas tostadas
  6. • 1 pizca de vainilla en polvo
Ingredientes para la gelatina de frambuesas
  1. • 125 grs de frambuesas
  2. • ½ vasito de zumo de manzana refrigerado (sin azúcar)
  3. • ½ vasito de zumo de naranja fresco
  4. • 3 cucharadas de semillas de chía
  5. • 2 o 3 cucharadas de sirope de agave
Decoración opcional
  1. • 12 avellanas
  2. • 1 cucharada de sirope de agave
Instrucciones
  1. Moler las avellanas con la vainilla en una picadora tostadas hasta que queden como una pasta. Si no tenemos picadora podemos machacar las avellanas en un mortero hasta que queden lo más molidas posibles.
  2. Calentar la leche de avena y disolver en ella el cacao en polvo y el sirope de agave. Podemos añadir más sirope y cacao en función de si lo queremos más dulce o más chocolateado. Agregar los copos de avena y la pasta de avellanas, remover un minuto y retirar del fuego. Tapar y dejar reposar hasta que se entibie.
  3. Mientras, batir las frambuesas con el sirope de agave, el zumo de manzana y el zumo de naranja (le podemos agregar la pulpa). Nos debería salir alrededor de un vaso grande de un batido dulce y espeso. Si nos sale más nos lo podemos beber. A este vaso le añadimos 3 cucharadas de semillas de chía y mezclamos bien.
  4. Antes de que se enfríe la crema de avena y chocolate rellenamos con ella la mitad de 1/3 de unos vasitos. Nos sandrán 4-5 en función del tamaño del vaso. Distribuimos la gelatina de chia y frambuesa entre cada vaso y los metemos en la nevera.
  5. Con el resto de las avellanas que nos quedan, las metemos en una sartén a fuego medio con una cucharada de sirope de agave y removemos constantemente durante un par de minutos hasta que empiecen a caramelizarse. Retiramos del fuego y colocamos sobre un papel de horno o plato engrasado hasta que se enfríen.
  6. Si va como postre lo servimos con unas avellanas caramelizadas por encima.
Notas
  1. Para acortar el trabajo podemos comprar una leche de avena con chocolate (endulzada con sirope de agave.
  2. Si queremos un postre sin fuego podemos dejar los copos reposando en la leche de avena unas horas y no hace falta cocinarlos.
The Food Therapy http://www.thefoodtherapy.info/
Share This