CHOCOLATE: Cuando salud y placer se encuentran

 
En el mundo de la alimentación a veces se dan extrañas paradojas como la que encontramos con el cacao: Uno de los ingredientes más deseados del planeta y a la vez uno de los más adictivos y por lo tanto temidos. Pero con el chocolate las cosas son ni blancas ni negras. Sin duda si deberíamos temerle a gran parte de esos chocolates comercializados, ricos en un sinfín de ingredientes insanos y peligrosos para nuestra salud. Pero si hablamos estrictamente de los chocolates negros más puros y con alto contenido en cacao, estamos hablando de un alimento que debe estar en nuestra dieta debido a su gran contenido en antioxidantes y valiosos micronutrientes.

 

Los estudios lo avalan

 
Los más golosos están de enhorabuena. Aunque todavía queda mucho por investigar, las primeras conclusiones de muchos estudios ya ensalzan las saludables propiedades del chocolate. Por ejemplo, tanto la revista “Journal of the American Medical Association” como el “Journal of the American College of Cardiology” revelan los beneficios cardiovasculares que representa comer unas onzas de chocolate negro al día. Una de las razones de su efecto beneficioso sobre nuestra tensión arterial reside en que favorece la producción de óxido nítrico en los vasos sanguíneos, una sustancia que promueve su dilatación evitando el estrechamiento de las arterias. De sus efectos terapéuticos también hablan estudios realizados en algunas universidades anglosajonas que han concluido que tomar una dosis moderada de chocolate al día (siempre puro) puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL o colesterol malo gracias a sus esteroles vegetales y polifenoles. Tampoco debemos olvidar sus efectos reconstituyentes ya que es muy rico en hierro, fósforo, potasio, magnesio y calcio, así como en tiamina y riboflavina. Y aunque el chocolate puede actuar como ansiolítico para algunas personas adultas por su contenido en serotonina, hay que tener mucho cuidado de dar tan alegremente chocolate a los niños pequeños. ATENCION: No debemos olvidar que se trata de un alimento que contiene una sustancia excitante llamada teobromina, que estimula el sistema nervioso y cardiaco de la misma forma que lo hace la cafeína.

 

Recuadro nutricional: Cacao puro desgrasado (100 g)

 

ELEMENTO

CONTENIDO

% CDR

Calorías 230
Proteínas 20 g 39
Grasas 14 g 18
Fibra 33 g 110
Hierro 13,9  mg 139
Calcio 128 mg 13
Fósforo 734 mg 105

Chocolate bueno, chocolate malo

 
El chocolate es de esos alimentos que según el tipo y marca que compremos puede tener efectos terapéuticos o muy perjudiciales.  En general el chocolate comercial es una bomba de azúcares refinados, grasas hidrogenadas, glutamato monosódico, preservativos, estabilizadores y en muchos casos, de soja transgénica. En el peor de los casos, en chocolates sospechosamente económicos y de baja calidad, se trata de una amalgama de todos estos ingredientes dañinos en grandes cantidades, donde se sustituye la manteca natural del cacao por aceite de palma y donde encontramos una mínima cantidad de cacao. Y alerta a veganos (o intolerantes a la lactosa) ya que incluso en variedades de chocolate negro puede llevar leche entera. Para evitar estos ingredientes sólo hay una solución: Tomarnos un minuto para leer la etiqueta y eligiendo siempre chocolates bio y que alcancen o superen el 65 % de contenido en cacao. Y cuando busquemos un chocolate en polvo para hacer batidos o acompañar los cereales de los peques de la casa, en lugar de decantarnos por ciertas marcas excesivamente azucaradas o llenas de grasas saturadas deberíamos decantarnos por una alternativa más suave como es la harina de algarroba.

¿Quieres saber donde empieza todo? Mira el aspecto del chocolate cuando es un fruto….

Fruto tras ser recolectado

Fruto del cacao por dentro

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bombones de chili y té verde

 
Buscáis un postre de chocolate delicioso y que deje con la boca abierta a vuestros invitados? Estos bombones son fáciles de hacer y una bomba de antioxidantes.
 
Ingredientes

  • 150 g de tableta de chocolate negro puro (60-70%)
  • 1 cucharada de Té verde Matcha en polvo + extra para cobertura
  • 3 cucharadas de sirope de agave
  • Una pizca de chili
  • Molde de silicona para bombones

Elaboración

  1. Derretimos lentamente el chocolate negro en trozos al baño maría (a unos 50 ºC) y cuando se haya derretido le agregamos una cucharada de polvo de té verde, el sirope de agave y una pizca de polvo de chili.
  2. Sacamos del baño maría y removemos sin parar el chocolate para que se entibie y se oxigene (y así coja brillo y una buena textura).
  3. Rellenamos cada orificio del molde de silicona con cuidado y le pasamos una espátula para eliminar el chocolate sobrante.
  4. Espolvoreamos la base de los bombones con polvo de té verde. Ponemos a enfriar unos 25 minutos y desmoldamos.
Share This