Té verde helado con pétalos de rosas

Los días de mucho calor no apetecen bebidas calientes pero podemos tomarnos nuestras infusiones o tés con mucho hielo y transformarlos en unas bebidas de verano terapéuticas y aromáticas.

Aquí tenéis una idea fácil y deliciosa que os va a refrescar mientras os recarga de antioxidantes. Añadirle limón al té verde aumenta la absorción de los antioxidantes catequinas del té verde. Además nos recarga de vitamina C a la que hay que sumarle la que aportan los pétalos de rosa que cumplen una función muy especial en esta infusión fría:
 

  • Depuran nuestro hígado y vesícula
  • Regulan nuestro sistema nervioso y nos relaja (ejerciendo como buen contrapunto con el té verde)
  • Son digestivas, elimina parásitos intestinales y ejercen de ligero laxante si sufrimos de atascos
  • Son muy antioxidantes también

 
 Ingredientes:
 

  • 2 cucharadas de té verde japonés
  • 1 cucharada de pétalos de rosa secos BIO
  • 1/2 litro de agua
  • 1 limón
  • Stevia o sirope de agave (opcional al gusto)

 
Elaboración:
 

  1. Poner medio litro de agua a congelar en cubiteras
  2. Calentamos agua a unos 70-80 ºC. SI no tenemos forma de medir la temperatura del agua la hacemos hervir, quitamos el fuego y dejamos 5 minutos a temperatura ambiente antes de usarla.
  3. Ponemos el té verde y los pétalos de rosa en una jarra. Cubrir con el agua y añadir el endulzante elegido para que se disuelva.
  4. Dejar 10-15 minutos para que infusione. Colar y añadir la cubitera de hielos. Exprimir el zumo de limón y meter en la nevera.

 
NOTA: Esta forma de elaborarlo es para que logremos enfriarlo muy rápido sin diluir el sabor con más agua de la necesaria.
 

Share This