Si hay una fruta absolutamente estacional es la sandía y debemos incluirla todo lo que podamos en nuestra dieta porque en breve ya no nos va a ser posible conseguirla (o las que consigamos ya no estarán tan dulces y ricas).

La sandía es:

  • Ricas en vitamina A, vitamina C y vitaminas del grupo B (sobre todo B6)
  • Gracias a sus licopenos disminuye el nivel de colesterol malo y es anticancerígena
  • Es muy rica en agua y por lo tanto previene la deshidratación tan típica de los meses veraniegos
  • Es rica en minerales como el manganeso o el potasio (siendo por lo tanto muy diurética)

 

Experimentado en un zumo refrescante quería mezclarlo con un ingrediente que la complementase en sabor y propiedades y para eso nada mejor que la manzana que completa el aporte nutricional y no enmascara el sabor de la sandía y la albahaca fresca que da un regusto muy especial a este zumo y le aporta sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, relajantes y bactericidas (entre otras).

 

Para hacer un zumo de sandía, manzana y albahaca necesitamos:

Una licuadora (extractor de jugos en Latinoamérica) o centrifugadora lenta de zumos

 

Ingredientes para 2 zumos:

  • 1 trozo grande de sandia
  • 2 manzanas
  • 1 ramitas de albahaca fresca
  • ½ limón

Instrucciones:

  1. Quitamos la cáscara de la sandía y cortamos en trozos.
  2. Lavamos muy bien las manzanas y cortamos en cuartos. Si no son bio podemos pelarlas.
  3. Lavamos las ramitas de albahaca.
  4. Pasamos todo por la licuadora y regamos con el zumo de medio limón.

 

Share This