Septiembre o es el mes perfecto para desacelerarnos y preparar nuestro cuerpo para la llegada del otoño. Es importante ayudar a nuestro aparato digestivo a aclimatarse al un nuevo ciclo. ¡Después de todo él también se merece unas vacaciones! 🙂  Para ello podemos dedicar un día, y a ser posible uno que no tengamos que trabajar, a la ingesta única y exclusivamente de líquidos.

Si te animas aquí van las instrucciones para un día perfecto de dieta liquida:
 
Empezamos el día…  con un licuado que despierte nuestro estómago, lo tonifique y nos de un chute de antioxidantes. El licuado (zumo) debería incluir zanahoria, manzana y MUY IMPORTANTE: un trocito de jengibre fresco. Para potenciar el efecto alcalino podemos meterle pepino, apio o alguna verdura de hoja verde así como un chorrito de zumo de limón
 
A media mañana…  nos preparamos un nutritivo batido completo con nuestra leche vegetal favorita (Os recomiendo almendra o avellana y es importante que no contenga azúcar), un trozo de plátano maduro (para dar textura, endulzar y aportar una buena dosis de potasio) y 2 frutas más que nos gusten (1/2 de cada o un trozo grande). Además le añadiremos una hoja verde (la espinaca sería la más completa y neutra de sabor). Para completar el batido con ácidos grasos esenciales y omega 3 incorporamos una cucharadita de semillas molidas de lino (si la batidora es potente no hace falta pre-molerlas) o semillas enteras de chía.
 
A la hora de la comida… lo mejor es una deliciosa sopa fría (y si hacéis esta dieta cuando haga frío buscad una alternativa caliente).Os doy 3 opciones fáciles y ricas:

  1. Sopa de calabaza y naranja: cocer la calabaza al vapor y batirla después que enfríe con el zumo de una naranja, agua, sal, pimienta negra y un toque de curry en polvo.
  2. Sopa de pepino, melón y aguacate: Batir un pepino pelado con ¼ de aguacate, un trozo de melón, sal y una hierba fresca que nos guste (Menta, albahaca o perejil) + agua.
  3. Gazpacho de tomate y sandia: Batimos unos tomates maduros con sandía, un mini chorrito de aceite de oliva virgen (para que absorbas mejor el licopeno) y un toque de sal y pimienta.

 
A media tarde…  nos tomamos otro licuado de manzana o pera con piña. La piña es un ingrediente genial para incluir en batidos o licuados de la tarde ya que es un relajante muscular natural y relajará nuestro cuerpo de la tensión acumulada y nos ayudará a dormir mejor.
 
A lo largo del día… debemos tomar mucha agua (al menos un vaso de agua entre cada licuado-batido-sopa) y todas las infusiones o bebidas calientes bajos en excitantes (tés sin teina, té verde, té blanco, roiboss, yogui tea…) que nos apetezcan.
 

¿Cena?… No hay cena 🙂 Deberíamos espaciar bastante cada toma de licuado, batido y sopa en el día y que el último licuado sea entre 20.00 h y 21.00 h de la noche. Después solo tomaremos infusiones y agua.
 

Importante: ¿Que cantidad de zumo, batido o sopa puedes tomar? No hay una cantidad fija (pero el mínimo ideal sería 300 ml y el máx 500 ml). La idea es tomar la cantidad que necesitemos, intentando aprender a escuchar a nuestro cuerpo y saber cuándo parar. Hay que beber los zumos y batidos despacio, con pausas entre los sorbos y así nos damos tiempo a sentir cuando estamos saciados y ayudamos a que se mezcle con las enzimas de nuestra saliva.

 

Y si te animas a hacer un trabajo más en profundidad para recargar tu cuerpo de nutrientes perdidos y valiosos antioxidantes o como antesala de una dieta hipocalórica, te recomiendo la detox alcalina de 3 días que es muy efectiva y fácil de hacer o la cura detox de reseteo total de 7 días de zumos que cambiará tu forma de comer y mejorará muchos problemas de salud o digestión. Ambas son muy fáciles de seguir con las instrucciones que vienen en cada plan 🙂

(Cliquea las fotos para saber más de cada una…)

Cartel Detox 3 dias

 DETOX

 

 

 

Share This