La asociación inmediata para muchos cuando piensan en recetas crudas es de algo poco saciante, poco apetitoso y nada goloso. Voy a poneros un video a continuación y decidme si después de verlo los que pensabais así os reafirmáis en esa idea 🙂

 

 

Confirmado que salud y lujuria pueden coexistir sin problema 🙂

… Porque aunque sabemos que el mejor y más sano dulce posible es una fruta natural, pero muchas veces podemos aburrirnos de comer siempre lo mismo y necesitamos cambiarle la presentación… Y es que las posibilidades que ofrece la cocina sin fogones es muy atractiva y nos ofrece un fascinante reto a todos los que nos gusta cocinar. Aquí os lanzo unas ideas y recetas sencillas para introducir más crudos sin complicarnos mucho la vida ni comprar ninguna máquina especial. 

 

♦ Pero antes de ir con las recetas vamos a dejar claro que no todas las verduras se pueden tomar crudas. Ciertos tubérculos como la patata y la yuca en su formato crudo son muy indigestos y hasta tóxicos en grandes cantidades. Hay otras verduras, también de la familia de las solanáceas, que pueden requerir de algo de preparación previa para eliminarles la toxicidad, como algunas variedades de berenjena.

 

TRUCO BERENJENA: Pela la berenjena. Córtala en rodajas y distribúyelas sobre una rejilla de horno y similar. Rocíalas con sal gruesa y déjalas durante una hora para que suelten su alcaloide tóxico (un jugo negro que podría provocarnos molestias gastrointestinales). Después las ponemos en remojo unos minutos en agua caliente para eliminar toda la sal. Una vez bien escurridas y secadas con un paño limpio, las marinamos unos días en vinagre o una mezcla de aceite y vinagre con especias para que pierda esa textura chiclosa tan poco agradable.
 

♦ Otro alimento que a mucha gente no le gusta comer crudo (aunque a mí me encantan así)  por su textura gomosa es el champiñón. Marinándolo con un elemento ácido como un cítrico o vinagre unas horas le podemos cambiar la textura bastante.
 

TRUCO CHAMPIÑON: Corta un buen puñado de champiñones en lonchas finas, a modo de carpaccio. Cubre con estas lonchas una fuente. Haz una vinagreta batiendo 1 parte de vinagre balsámico, 1 parte de zumo de naranja, 1 parte de aceite de oliva virgen y una cucharada de piñones tostados. Deja marinando una hora antes de comer.
 

♦ Un elemento estrella en la cocina cruda son los brotes que entre otras cosas nos permite usar cereales y legumbres sin necesidad de cocinarlos. Además son una de las fuentes más extraordinarias de nutrientes que existen porque una semilla en su momento de germinación está cargada de toda la energía vital (y sabor) de la futura planta y multiplica espectacularmente su contenido vitamínico.  Las legumbres tienen unos componentes antinutritivos en su estado crudo pero con el remojado previo a la germinación y el desarrollo del brote suelen ir desapareciendo. Aún así a algunos estómagos más sensibles les puede resultar un poco indigestas.
 

TRUCO BROTES DE LEGUMBRES : Para los que no quieran perder propiedades del brote al saltearlas o cocerlas al vapor, pueden dejarlos unos minutos remojando con agua tibia (a unos 35 grados), o marinarlos con algún elemento ácido que las “cocine” un poco en frío.
 

Y ahí van 3 ideas para meter más crudos en la dieta:

 

sopa sandiaSopa roja helada al pepino

 

Una sopa para refrescarnos y mineralizarnos en los días de más calor.

  •  ¼ sandía mediana
  • 2 pepinos
  • 10 cerezas
  • Medio aguacate
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de perejil fresco
  • Gomasio
  • Aceite de oliva virgen

 Elaboración

  1.  Cortar en trozos la sandía, batir y colar para quitarle las pepitas. Pelar los pepinos y cortar taquitos. Deshuesar las cerezas.
  2. Batir los pepinos, el aguacate y las cerezas, y mezclar con el batido de sandía. Agregar el perejil muy picado, un chorrito de aceite de oliva virgen y gomasio al gusto. Meter una hora en la nevera para que se enfríe.
  3. Distribuir en boles y decorar por encima con unos taquitos de aguacate y pepino, previamente rociados con un poco de zumo de limón.

 

 

 sarraceno brotesEnsalada mega-proteica de brotes marinados

 Una ensalada muy energética donde disfrutaremos de la fuerza de las legumbres y cereales en crudo.

  •  4 tomates secos
  • 50 g de brotes de soja
  • 50 g de brotes de guisantes
  • 50 g de brotes de trigo sarraceno
  • 1 trocito de calabaza
  • 1 rama de apio
  • ½  pimiento rojo
  • 2 cucharadas de tahini
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 6 cucharadas de limón
  • 1 cucharadita de orégano
  • Sal y pimienta negra

 Elaboración

  1.  Dejar los tomates secos en remojo con agua 30 minutos.
  2. Lavar los brotes y mezclarlos en un bol. Picar la calabaza, el apio y el pimiento rojo en cuadraditos pequeños.
  3. Batir los tomates con su agua de remojo, el tahini, el ajo, el aceite de oliva, el limón, el orégano, la sal y la pimienta al gusto. Mezclar este aliño con los brotes y verdura, y dejar marinando en la nevera 1 horas antes de comer.

 

 

SandiaTarta cruda de higos y fresas                                          

Las tartas crudas no tienen nada que envidiar a las de horno en el placer que proporcionan pero son las reinas en cuanto a nutrientes y sabor.

 

  • 150 g de almendras crudas
  • 100 g higos
  • 2 plátanos maduros grandes
  • 1 puñado de nueces picadas
  • 1 puñado de coco rallado
  • 100 grs de fresas
  • 1 limón
  •  Sirope de agave

Elaboración 

  1. Dejar las almendras en remojo unas 24 horas. Escurrir y pasar junto con los higos por una picadora hasta conseguir una pasta.
  2. Sobre un plato grande engrasado con aceite colocar un molde de aro sin fondo y meter la pasta de almendras e higos. Prensar bien con las manos hasta que quede una capa compacta y nivelada.
  3. Batir los plátanos con sirope de agave al gusto, un chorrito de limón y otro de agua hasta que quede una papilla muy espesa. Mezclar con las nueces picadas, el coco y la vainilla en polvo.
  4. Extender sobre la base de higos una capa fina de este puré. Cortas las fresas en rodajitas y cubrir la superficie de la tarta con una capa de rodajas (empezar por el exterior hasta llegar al centro).
  5. Meter en el congelador un par de horas antes de servir.

 

Share This