¿Podemos matar de hambre al cáncer?

Hace un tiempo, investigando en nuevas vías de alimentación para personas con cáncer, encontré este vídeo que me pareció muy revelador y que ahora quería compartir con vosotros@s. En él, el  Dr. William Li, presidente de la “Angiogenesis Foundation” habla de la importancia de una cierta alimentación para combatir una de las enfermedades más terribles de la era moderna: El cáncer.   

Pero antes de que lo veáis, os hago una mini introducción sobre uno de los conceptos de base de los que trata el vídeo:

La Angiogénesis es el proceso que usa nuestro cuerpo para aumentar sus vasos sanguíneos. Este proceso es importante porque los vasos sanguíneos pueden ser los responsables de nuestra buena salud o de nuestras enfermedades. En las personas sanas, los vasos sanguíneos solo crecen principalmente si necesitan curar una lesión, durante el embarazo o en un ciclo reproductivo sano. Sin este suministro de sangre, las microscópicas células del cáncer no pueden crecer ni propagarse. Pero algunas veces cuando las células cancerígenas mutan, empiezan a controlar el proceso de la angiogénesis para crear nuevos vasos sanguíneos que les ayuden a crecer.

Antiangiogénesis es el proceso que previene el crecimiento de vasos sanguíneos que alimenten tumores y cánceres. Ya hay drogas en el mercado que hacen este trabajo una vez te detectan el cáncer pero desde esta asociación abogan por una alimentación sana y una dieta específica para prevenir la angiogénesis mucho antes de que el cáncer se extienda y crezca.

En su investigación sobre el cáncer y sus tratamientos, El Dr. Li y su equipo se sorprendieron al descubrir como la dieta es el causante o detonante del 30-35% de los cánceres. Así que comenzó a estudiar alimentos que fueran naturalmente antiangiogénicos, que pudieran detener a los vasos sanguíneos de nutrir a la enfermedad. O dicho de otro modo: Comida que matase de hambre al cáncer.

¿Entonces qué tipo de comida es anticáncer?

La fundación del Dr. Li está continuamente estudiando todo tipo de alimentos y han seleccionado algunos (entre los habituales que solemos consumir) como más efectivos para combatirlo. Aquí sólo pongo algunos de los que están en cabeza:

Té verde Cúrcuma Soja
Alcachofas Tomates Fresas
Arándanos azules y rojos Moras Frambuesas
Ajo Manzanas Piña
Cerezas Naranjas Pomelo
Limones Uvas negras Chocolate negro
Jengibre Regaliz Lavanda
Coliflor Brócoli Col rizada
Coles de Bruselas Acelgas Seta Maitake
Seta Shitake Perejil Calabaza
Aceite de oliva Espirulina Nuez moscada

 

¿Te has dado cuenta de que alimentos no están en esta lista de arriba?

Grasas animales, lácteos, azúcares o alimentos procesados.

 

Share This