La avena por sus cualidades nutricionales debería considerarse un alimento funcional imprescindible en la dieta de pequeños y mayores. Para empezar es un cereal muy rico en proteínas, más que otros miembros más conocidos de su familia como el trigo, la cebada o el centeno. Destaca también por su alto grado en fibra soluble y por ser una valiosa fuente de carbohidratos, vitaminas y minerales. Es curioso que a pesar de todas las propiedades que la avena aporta a la alimentación humana durante siglos se utilizase principalmente como forraje para ganado. Aunque gracias a la divulgación en la última década de concienzudos estudios científicos su consumo por el mundo se ha disparado. Como excepción están algunos países norteuropeos que ya la tenían desde varios siglos como puntal de su alimentación. Desgraciadamente y pese a todo lo dicho la avena tiene una escasa representación en nuestra gastronomía y dieta nacional y está siendo la tradición escandinava, que ha irrumpido con fuerza en nuestro mercado bio, la que nos empieza a ofrecer un montón de nuevas posibilidades para enriquecer nuestra alimentación y paladar. Además, para aquellos que no toleran bien la leche de soja o consideran insípida la de arroz, la leche de avena se presenta como una excelente alternativa por su alto grado de digestibilidad

Estudios que la avalan

avena01Los nuevos descubrimientos en el campo de la salud y la nutrición sobre la avena están colocando poco a poco a este saludable cereal a la cabeza del consumo europeo. Ya en la década de los 60 científicos de diferentes países comenzaron a interesarse por las cualidades de la avena y sus propiedades terapéuticas, pero no ha sido hasta hace unos años que investigadores británicos han confirmado sus efectos positivos sobre el sistema digestivo y su capacidad de reducir los niveles de colesterol dañino. Como se ha publicado en la revista inglesa “New Scientist”, investigadores del “Institute of Food Research” en Norwich, han llegado a la conclusión que los sustanciales niveles de Beta-Glucano que contiene la avena producen una reacción en el intestino delgado que bloquea con más efectividad que cualquier otro alimento la absorción de grasas saturadas y estabiliza los niveles de azúcar en sangre. Razones de peso para que quienes padezcan problemas cardiovasculares o sufran diabetes la incluyan en su alimentación diaria. Otro estudio de la Universidad Americana de Brown apunta que el Betaglucano también podría jugar un papel significativo en la lucha contra infecciones bacterianas, ya que potencia la capacidad de respuesta de nuestro sistema inmune. La puerta está abierta para nuevos estudios ya que expertos en el campo de la nutrición preveen que todavía hay otras propiedades por descubrir en este sorprendente cereal.

Fuente excepcional de nutrientes

avena propiedadesPara comprender la riqueza nutritiva de la avena no hay más que desglosar sus componentes en 100 gramos lo que va a equivaler a unas 330 calorías. Como comentábamos anteriormente su contenido en proteínas es muy alto, pero más importante es que esas proteínas contienen seis de los ocho aminoácidos esenciales. Destaca también su contenido en grasas de las que un 80% del total son insaturadas y predomina el ácido graso linoleico u omega-6. Otros componentes grasos son los fitoesteroles que ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre. Sus hidratos de carbono son muy ricos en fibra y de lenta absorción con lo que nos aseguramos de mantener unos niveles de glucosa estables siendo este un alimento muy adecuado para personas que padecen diabetes. En cuanto a sus micronutrientes, obtendríamos en esos 100 gramos el 100% de las necesidades diarias de Manganeso y más del 50% de las de fósforo y vitamina B1. Muy interesante aunque menos significativo es su aporte de otras vitaminas del grupo B, selenio, hierro y un más desconocido silicio que estimula la producción de orina y elimina el ácido úrico, convirtiendo a esta planta en un suave diurético muy recomendable en dietas de desintoxicación o adelgazamiento. La avena contribuye a mejorar algunas afecciones y es un efectivo como preventivo de un largo número de patologías como el cáncer o la arteriosclerosis al ser rica en antioxidantes. Su aporte en mucílagos mejora el tránsito intestinal aliviando problemas de estreñimiento y otros problemas digestivos como la úlcera o la gastritis. Se recomienda en dietas de adelgazamiento por su efecto saciante y por regular el metabolismo, y en el caso de embarazo es muy beneficiosa por contribuir al desarrollo fetal y estimular la producción de leche. Menos conocidas son sus posibilidades en tratamientos de molestias respiratorias por su acción mucolítica y expectorante. 

Un antidepresivo naturaloat cat

Con el cambio de estación y la tan temida astenia primaveral a la vuelta de la esquina, la avena nos ofrece beneficios equiparables a los de ciertos suplementos naturales para tratar situaciones de estrés, insomnio o fatiga. Sus granos poseen un alcaloide no tóxico único llamado avenina de efecto ansiolítico y sedante para el sistema nervioso. A esto hay que sumarle que es uno de los cereales que aporta un mayor nivel de vitamina B1, lecticina y fósforo todos ellos responsables de mantener la mente en forma y el ánimo elevado. Sus carbohidratos complejos son una excelente fuente de energía muy recomendable para deportistas o quienes estén convalecientes. Para los niños es un alimento que facilita un buen aliado para combatir la apatía y calmar la hiperactividad.

 

 

Share This