Proteicos, ligeros, sabrosos y sin gluten, estos bocaditos nos pueden valer para llevar como tentempié al cole o trabajo, para servir como entrante o para hacer un picoteo especial y sano.
Lo ideal es hacer mucha cantidad y congelar una parte para poder improvisar cuando nos haga falta un snack de emergencia.
 

Bocaditos de quinoa, pimientos del piquillo y avellanas
Raciones 12
Sin gluten / Sin soja / Sin azúcar / Rico en proteinas
Comparte tu opinión
Imprimir
Tiempo de prepa.
30 min
Tiempo de cocción
20 min
Tiempo de prepa.
30 min
Tiempo de cocción
20 min
Ingredientes
  1. • 1 taza de quinoa
  2. • 1 cebolla
  3. • 6-7 pimientos del piquillo
  4. • 1 puñado de avellanas tostadas
  5. • 1 cucharadita de orégano
  6. • 1 pizca de pimienta negra
  7. • 2 cucharadas de semillas de lino molidas
  8. • Harina de garbanzos
  9. • Aceite de oliva virgen
  10. • Sal marina
Instrucciones
  1. Lavar la quinoa y cocer en 3 veces su volumen de agua o caldo hasta que este tierna (que no se vea el punto blanco en el centro del grano).
  2. Dejar entibiar y mientras, picar la cebolla muy finita y pochar en un chorrito de aceite. Picar también en trocitos los pimientos del piquillo lavados y cuando la cebolla esté transparente añadirlos a la sartén. Salpimentar y añadir una cucharadita de orégano y dejar 1 minuto más.
  3. Mezclar las 2 cucharadas de semillas de lino con 3 cucharadas de agua y dejar reposando 5 minutos. Picar las avellanas en trocitos pequeños.
  4. Mezclar la quinoa ya tibia con las verduras, las avellanas y la gelatina de lino. Añadir 3-4 cucharadas de harina de garbanzos y mezclar. Meter en la nevera una hora para que enfríe y sea más fácil hacer hamburguesas.
  5. Si al sacar la masa no está muy firme todavía le podemos agregar un poco más de harina de garbanzos. Hacer las mini-hamburguesas prensándolas bien con las manos e intentando que no sean muy gruesas para que se hagan más rápido. Pasarlas por harina de garbanzos y hacerlas en la sartén con un poco de aceite de oliva. También podemos frotarlas con aceite (con las manos engrasadas) en lugar de pasarlas por harina de garbanzos y hacerlas al horno (precalentado a 200ºC).
  6. Las que no nos vayamos a comer las envolvemos en film y guardamos en la nevera o congelamos.
Notas
  1. Si no tenemos harina de garbanzos podemos usar harina de maíz.
The Food Therapy http://www.thefoodtherapy.info/
Share This