Ponle sal a la vida… ¡pero un poco menos en tus platos!

 

No hace falta de padecer hipertensión o de algún problema renal para plantearnos reducir la sal en nuestra dieta. Como norma se suele recomendar no superar los 6